¿Deberes de verano? a favor o en contra

Únete al club Afterscool y recibe todas las novedades, contenidos y descuentos

¿Son necesarios los deberes de verano?

¡Por fin podemos decir que el curso ya se ha acabado! Después de 9 meses ayudando a nuestros hijos con los estudios vuelve el esperado verano; unos meses de distracción bien merecidos para nuestros hijos en los que podrán jugar, ir a los mejores casales o campamentos de verano, distraerse… ¿O no? ¡Resulta que les han mandado deberes de verano, cuadernos de ejercicios y trabajos que suben nota para el año que viene! ¿Es esto necesario?

Los colegios, desde siempre, han mandado a los alumnos, como mínimo, un libro de ejercicios durante las vacaciones de verano, pero últimamente esta práctica se está poniendo en duda por muchos padres.  Algunos se preguntan: “¿Cuando descansan los niños?” “¿Qué dicen los expertos sobre los deberes verano?” “¿Afectará al rendimiento de mi hijo no repasar nada durante las vacaciones? La respuesta es indefinida; nadie ha dado la razón absoluta a ninguna de las dos posturas, por eso, a continuación hacemos una recopilación de la opinión de algunos expertos que argumentan a favor y en contra para que los padres que nos leen puedan formar su propia conclusión.

A favor

Según un artículo de El Mundo, Juan Antonio Planas, presidente de la Asociación Aragones de la Psicopedagogía afirma que los deberes de verano son necesarios, siempre de una manera equilibrada. Lo ideal, dice, es que se promueva la creatividad en los cursos de Infantil, la lectura en Primaria y la escritura en la última etapa escolar, la Secundaria. Enrique Castillejo y Gómez, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Pedagogía y Psicopedagogía de España, coincide con él y explica que es contraproducente que un niño en edad escolar esté más de dos meses sin repasar los conocimientos adquiridos durante el curso y añade una pauta; seis días de descanso cognitivo para un estudiante que ha suspendido y hasta quince para uno que ha llevado bien el curso, no más.

Covadonga Ruiz de Miguel, profesora de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Fundación Europea Sociedad y Educación considera que con treinta minutos hasta una o dos horas al día dedicados a los deberes de verano ya es suficiente, pero que  si no se hace nada, se corre el riesgo de “desaprender” y “quedarse atrás en el nuevo curso”.

En otro artículo del ABC nos encontramos con la opinión del presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa), Luis Carbonel, que se posiciona a favor de los deberes de verano si se entienden “como un repaso, que también, sino como la ocasión de aprovechar el tiempo y aprender nuevas cosas.”, se cuadra con la afirmación de que “lo que no se puede consentir es que se pasen todo el tiempo viendo la televisión” y anima a los padres a mantener en sus hijos “un hábito de estudio”.

El profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, Albert Sangrà, afirma que los deberes de verano son útiles para repasar el contenido estudiado durante el año, para que los padres vean lo que aprenden los niños y, además son una herramienta de comunicación entre padres e hijos porque propician el diálogo y la resolución de dudas de forma conjunta.

En contra

Por otro lado, también encontramos pareceres totalmente opuestos; expertos y profesores dicen “NO” a los deberes de verano. Por ejemplo, el presidente del Consejo general de colegios oficiales de pedagogía y psicopedagogía de España se posiciona a favor y dice: “La mortalidad del aprendizaje depende de si el niño ha aprendido bien o no”, demostrando su desaprobación. También, volviendo al artículo del ABC, encontramos a Catherine L’Ecuyer, autora de “Educar bajo el asombro” insiste en que “no tiene sentido” que los niños más pequeños hagan deberes en verano y menos si solo es “por no perder el hábito”, sentencia que este pretexto “es absurdo”, ya que “nadie lleva un paraguas todos los días para no perder el hábito de cogerlo cuando llueve” ni “nadie hace extraescolares en verano para no perder el hábito de hacerlas durante el curso”; en el mismo texto, Jesús Salido, presidente de la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) explica que, muchas veces los deberes crean confrontaciones entre padres e hijos, ya que estos “no tienen ganas de hacerlos porque prefieren jugar“.

En la página web de Verne (El País), encontramos un artículo de lo más controvertido: un grupo de profesores, educadores y expertos en la materia, hablan en contra de los deberes de verano argumentando así su opinión: Laura Bermudez, maestra y educadora social piensa que estamos criando a los niños como “adultos en miniatura” y que tenemos que “dejar que sean niños” y se sorprende porque parece que “el aprendizaje solo se diese entre las cuatro paredes del aula del colegio”; a su vez, José Blas García Pérez, maestro y profesor de la Universidad de Murcia añade “La escuela no es un trabajo, no debería” y explica que, lo que sería bueno para los niños es separarse del aprendizaje basado en los libros de texto durante las vacaciones; dice que “no necesitan un cuaderno de vacaciones, ni de repaso o ampliación” y rotundamente dice “no a los deberes de verano“.

Jaume Trilla Bernet, catedrático de Teoría e Historia de la educación de la Universidad de Barcelona opina que los niños también aprenden durante las vacaciones, pero “cosas diferentes y de otra manera” y que es una época ideal para que participen en las tareas familiares y adquieran responsabilidades.

César Bona, considerado el “mejor profesor del mundo“, afirma : “hay vida más allá de los deberes, deberíamos dejar a los alumnos con ganas de ir a la escuela“.

Los deberes de verano ocupan gran parte del tiempo de nuestros hijos y como hemos podido ver, las opiniones de los expertos son muy diversas y contrarias entre unos y otros. No podemos saber si algún día desaparecerán las obligaciones escolares durante las vacaciones pero, al menos, tenemos la oportunidad de amenizar todo lo posible sus días libres llenándolos de salidas y actividades en familia o apuntandoles a casales urbanos o de deportes acuáticos, campamentos de aventura, campamentos tecnológicoscampamentos de idiomas… ¡La oferta es súper variada y en Afterscool.com puedes encontrar un montón de propuestas! ¡Nosotros decimos SÍ a la diversión en verano! #learningisfun

¿Te ha gustado este artículo? ¡No dudes en compartirlo en tus redes sociales! 

Y si no quieres perderte nada… ¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

 

(Visited 193 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *